+ 34 968 900 300

FABRICACIÓN SEGURA DE COSMÉTICOS ISO 22716

11
Jun

La norma ISO 22716

La norma ISO 22716 es una recopilación de buenas prácticas de fabricación para el sector de los cosméticos que tiene como objetivo mejorar la seguridad de los productos cosméticos a través de una definición rigurosa de unas prácticas de fabricación adecuadas para todos los elementos de la cadena de suministro. Obtener esta certificación permite a las organizaciones demostrar su compromiso con la defensa de la calidad y la seguridad.

La ISO 22716 da respuesta a las necesidades de regulación del sector de Fabricación de Cosméticos, en orden a mejorar la calidad y apoyar así tanto a los Fabricantes, Mayoristas, proveedores y minoristas, proporcionando una herramienta específica para la gestión de la Calidad en: Fabricación, Envasado, Pruebas, Almacenamiento, Transportede productos cosméticos.

ISO 22716 por tanto, combina las bondades de las Buenas Prácticas de Fabricación (BPF ó GMPs) con la implementación de un sistema de Gestión como herramienta de dinamización de la mejora continua en los procesos y supone un importante paso la seguridad de los productos cosméticos a nivel mundial.

Este estándar en su redacción final consiste en una norma auditable que especifica:

  • Los requisitos para los productos cosméticos.
  • Sistemas de gestión de la seguridad con la incorporación de los elementos de las GMP (Guía de Buenas Prácticas de Fabricación).
  • Evaluación del riesgo en combinación con la calidad global.

Y es compatible con los certificados ISO de la compañía, añadiendo más valor a los mismos.

Tras la modificación de la Directiva Europea 76/768/CEE llevada a cabo el 9 de marzo de 2009, es obligatorio para los fabricantes de productos cosméticos, el cumplir con unos requisitos de buenas prácticas (GMP).

¡Es aplicable a partir del 11 de julio de 2013!

Los tipos de productos cosméticos dentro del alcance de esta normativa serian: cremas, emulsiones, lociones, geles y aceites para la piel (manos, cara, pies, etc.…), máscaras faciales, bases tintadas (liquido, pastas, polvos), polvos de maquillaje, polvos para después del baño, polvos higiénicos, perfumes, desodorantes y productos del cuidado del cabello entre otros.

La entrada en vigor del Reglamento pretende redundar en una menor incertidumbre legal y en la creación de más negocio, ya que se prima la seguridad para el consumidor manteniendo los costes administrativos a un nivel razonable para que la industria siga invirtiendo en innovación. Además, la eliminación de divergencias entre legislaciones nacionales (mediante un reglamento y no una directiva) permite a cada industria nacional fomentar su expansión.

Los Alcances

ISO 22716 se ocupa de todos los aspectos de la cadena de suministro de los productos cosméticos:

  • Desde la entrega anticipada de las materias primas y componentes.
  • Hasta el envío del producto final para el consumidor.

Los requisitos afectan además, a la gestión de Recursos Humanos, técnicos y departamentos administrativos que afecten la calidad del producto.